Sereno habría confesado que participó en asesinatos

El cruento asesinato de tres trabajadores de la Municipalidad de Surquillo empieza a esclarecerse. Según fuentes confiables de la División de Homicidios de la Policía, el sereno Humberto Luis Suárez Adrianzén, de 28 años, confesó que fue cómplice del triple homicidio ocurrido la madrugada del viernes.

En la mañana de ayer, el agente que extrañamente es el único que sobrevivió al crimen, fue trasladado del hospital Edgardo Rebagliati a la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri) debido a los evidentes indicios que lo señalaban como sospechoso del hecho de sangre.

Asimismo, de acuerdo con el examen de medicina legal, el sereno no presentaba lesiones de gravedad pese a que él afirmó que había recibido un fuerte golpe en la cabeza. Todo habría sido una coartada.

¿ROBAR DINERO? El móvil del triple asesinato habría sido el robo de 500 mil soles que estaban en la bóveda de la municipalidad, al parecer, para el pago a los trabajadores. El agente sabía de esas intenciones y los dejó ingresar porque iba a recibir un porcentaje. Sin embargo, la bóveda tenía una vara de fierro que impidió que fuera abierta, agregó un policía.

CÁMARAS APAGADAS. Pocas horas antes del horrendo crimen, uno de los serenos fallecidos apagó la cámaras de video. Según Cuarto poder, en el último video se ve a una de las víctimas bajando la llave general. La grabación se cortó y es imposible conocer los rostros de los homicidas. Los serenos siempre apagaban las cámaras de seguridad en las noches y eso fue aprovechado por sus verdugos.

Una barrendera –que pidió garantías para su vida– confirmó que la madrugada del viernes vio salir del municipio a Juan Rivera, un ex sereno y ex comando de la Marina, quien permanece detenido. “Yo lo conocía, esa noche lo saludé y él estaba muy nervioso”, dijo. La Policía maneja en reserva la identidad de otro de los asesinos.

Perú21