Abuso de medicamentos contra la fiebre y tos puede ocultar síntomas de neumonía

Durante el otoño la humedad y el frío se incrementan, causando que las personas puedan padecer de dolor de cabeza, garganta, tos o fiebre, por lo que recurren al uso de pastillas, antibióticos y jarabes para controlar estas molestias de forma aislada, sin tener en cuenta que con ello pueden retardar un diagnóstico oportuno de la neumonía, enfermedad que si no es atendida a tiempo, puede conducir a la muerte.

“Si padece de neumonía, quizá pudiera tener dificultades para respirar, tos y fiebre, síntomas que pueden confundir a la persona haciéndole pensar que tiene una gripe o resfrío; por ello, es mejor evitar automedicarse con pastillas o jarabes y acudir al centro de salud más cercano para determinar si padece de esta enfermedad”, señaló el asesor de la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid), Leandro Huayanay.

Tras destacar que los niños, ancianos y personas diabéticas, con cáncer o VIH son los más vulnerables a contraerla, el especialista explicó que la neumonía puede ser ocasionada por bacterias, hongos o virus que producen una grave inflamación en uno o ambos pulmones, que genera dificultades para respirar, dolor en el pecho, escalofríos, fiebre, sudoración, tos seca o con flema amarilla o verdosa, mucosidad excesiva, fatiga y falta de apetito.

“Son estos síntomas los que generan confusión en las personas pues existen en el mercado medicamentos de venta libre para controlarlos independientemente o incluso combinados en un solo producto antigripal que supuestamente alivia todas las molestias de una gripe o resfrío pero que también podrían enmascarar una neumonía que, de no ser tratada a tiempo y de manera adecuada, puede ocasionar la muerte de quien la padece”, enfatizó.

Asimismo, el experto recordó que su entidad emitió una alerta donde se advierte que los medicamentos para la tos y el resfrío, como pastillas y jarabes, no deben ser suministrados a menores de dos años.

“La Digemid emitió la alerta Nº 36-2008, vigente hasta la fecha, la cual señala que los productos para la tos y el resfrío, como pastillas descongestionantes, antihistamínicos, antitusígenos, antigripales, así como jarabes expectorantes y mucolíticos, no deben usarse en niños menores de dos años, ya que carecen de estudios de eficacia pediátrica a nivel mundial”, refirió.

Tratamiento oportuno
En tal sentido, Huayanay remarcó que la neumonía es una enfermedad potencialmente letal por lo que requiere un diagnóstico oportuno e inicio de tratamiento adecuado. Todo paciente con fiebre, dificultad respiratoria, tos y dolor en el tórax debe acudir a un centro de salud a la brevedad posible.

“De no tratarse a tiempo y de forma adecuada, la neumonía puede complicarse con una dilatación permanente de los pulmones que incrementa el riesgo de muerte o producir el deceso por una insuficiencia respiratoria”, enfatizó.

Los más vulnerables
El especialista de la Digemid detalló que las personas más vulnerables a una neumonía son los ancianos mayores de 65 años y los niños menores de dos años además de los pacientes diabéticos, con problemas cardiacos, enfermos de cáncer o que viven con VIH, los adictos al tabaco, alcohol y algún otro tipo de droga debido a que se encuentran con las defensas bajas y presentan alteraciones en la actividad bronquial.

Finalmente, Huayanay recomendó a la población evitar la automedicación y poner en práctica medidas preventivas como evitar los cambios bruscos de temperatura, llevar una buena alimentación e ingerir abundantes líquidos para evitar los efectos perjudiciales de este mal.

 

MINSA