Gana Perú: congresistas electos por Lima y reelectos no cobrarán por instalación

Los congresistas electos por Lima y reelectos de Gana Perú no cobrarán por concepto de gastos de instalación que se contempla entregar para el inicio del nuevo periodo congresal, informó el legislador electo Javier Diez Canseco.
Precisó que el portavoz del grupo parlamentario, Daniel Abugattás, comunicó a la administración del Parlamento que ese grupo de congresistas no cobrará dicha asignación presupuestal.

“Los parlamentarios electos por Lima y los reelectos, que ya tienen infraestructura en Lima, no van a cobrar los gastos de instalación. Gana Perú no comparte el pago de este concepto, aunque, obviamente, es una decisión que toma la administración actual”, declaró en ATV Noticias.

Asimismo dijo que desde hace dos semanas los integrantes de la bancada se reúnen para establecer las prioridades de la agenda parlamentaria que propondrán a la representación nacional.

También trabajan para que los congresistas, como representantes del pueblo, estén en condiciones de mantener la interlocución, el diálogo y los puentes cuando se presente un conflicto social.

Al respecto señaló que el nuevo gobierno tendrá como tema central el establecimiento de una unidad de prevención y estudio del conflicto manejado desde el Ejecutivo y no por un ministerio.

“Se trabaja en el terreno de colocar este como un tema central, porque sin un instrumento semejante el diálogo es imposible.”

Por otro lado señaló que equiparará su labor fiscalizadora y de investigación sobre presuntos casos de corrupción con su labor legislativa, para presentar proyectos como el de las sobreganancias mineras y otros orientados a mejorar los servicios esenciales.

Por ejemplo opinó que deberían ser investigadas algunas empresas brasileñas, debido a presuntos indicios de irregularidades en obras efectuadas en el país.

Finalmente se pronunció en contra de otorgar un indulto al ex presidente Alberto Fujimori. Recordó que, de acuerdo con la legislación internacional, no procede la gracia presidencial sobre personas sentenciadas por delitos de lesa humanidad.