Cómo estar prevenido ante un terremoto (parte II): ¿Qué hacer antes de un terremoto?

Teniendo como premisa que más vale prevenir que lamentar, debemos prepararnos para un evento sísmico. Sabiendo los catastróficos efectos  que causa,  es necesario tomar las medidas conducentes a disminuir sus daños  o prevenir las carencias que nos ocasiona durante los primeros días después de ocurrido, así como estar prevenido del posible lugar donde nos puede sorprender: en la casa, en el trabajo, en la calle, en la escuela, etc.

En casa:  Asegure las estructuras e imagine qué sucesos pueden ser desencadenados por un terremoto y trate de evitarlos. Para ello puede ir habitación por habitación tratando de:

-Asegurar el anclaje de muebles y electrodomésticos altos y pesados, evitando su vuelco durante la sacudida.

-Ubicar los objetos pesados en  las partes bajas de los muebles,  para evitar que caigan; si esto no es posible, asegúrelos  sujetándolos mediante anillas, alambres o velcros,  a la pared o a los estantes.

-Situar los objetos frágiles en zonas próximas al suelo.

-Disponer los muebles de manera que pueda evacuarse rápidamente la vivienda. Evite acumular objetos que puedan entorpecer las posibles vías de escape.

-Sustituir las puertas de vidrio por otro material similar que no sea cortante en caso de romperse.

-Almacenar productos químicos (de limpieza, pinturas, etc) en zonas ventiladas y lejos de donde guarde objetos de emergencia (comida, medicinas, etc.).

-Identificar habitaciones próximas a árboles o postes de luz o teléfono. Si uno de estos cae sobre su vivienda puede derribar la pared y caer el conjunto encima suyo.

-Localizar las ventanas, espejos o cualquier otro vidrio que pueda romperse y salir despedido.

Es conveniente además :

-Seleccionar un lugar abierto, seguro y cercano a dónde realizar la evacuación.

-Identifique las zonas más seguras en cada cuarto: muros de carga, pilares, marcos de puertas (que no tengan cristal sobre ellos), etc. Las habitaciones grandes, con grandes ventanales y pocos elementos de apoyo suelen ser las más propensas a colapsar durante terremotos. Trate de evacuarlas rápidamente durante el evento.

-Sepa qué hacer específicamente, en función de la habitación de su casa en que se encuentre.

-Si vive en una casa con varias plantas procure disponer de  una escalera plegable. Mejor si es una en cada planta.

-Hable con su familia y establezcan un lugar de reunión y quién debe hacerse cargo de los más pequeños de la familia.

-Todos los miembros de la familia (excepto los más pequeños) deben conocer dónde se encuentran las llaves de paso del agua y el gas, así como el panel de fusibles de su casa. Asegúrese de que todos saben cómo cerrar dichas llaves o cortar la corriente eléctrica en caso de necesidad. Puede ser conveniente que etiquete estas llaves, indicando claramente la posición «abierto» y «cerrado».

-Asegúrese tener a mano, en lugares seguros y de fácil acceso:

Comida para casos de emergencia en cantidad tal como para vivir una semana. Esta comida preferentemente no debe precisar que se conserve refrigerada, debe ser de poca o nula preparación, que se ajuste a las necesidades y gustos de su familia (no olvide a los  que puedan precisar de un régimen alimenticio especial) y que se almacene en porciones equivalentes a una comida (evite «sobras» que no se podrán conservar adecuadamente). Entre estos alimentos podemos señalar: alimentos enlatados precocinados, cereales, frutos secos, sopas instantáneas, galletas, caramelos, etc.

Almacene agua en bidones y leche en polvo para un período de tiempo similar, en lugares secos, frescos y de gran resistencia a la destrucción.  Revise periódicamente la fecha de caducidad de los envases y vaya sustituyendo los de fecha de caducidad más próxima. Sitúe más a la mano,  los productos de fecha de caducidad más próxima. Guarde todo en bolsas o cajas de fácil transporte.

Utensilios de cocina (no olvide abrelatas). Cubiertos de plástico y una navaja multiuso. Bolsas de basura.

Ropa adecuada a cada estación del año. Productos para el aseo personal.

Un botiquín de primeros auxilios. Medicinas para enfermos crónicos de la familia. Vitaminas. Vendas y cicatrizantes. Termómetro. Aprenda primeros auxilios si aún no sabe.

Una caja de herramientas. Extintores.

Muy importante:  Prepare un morral de fácil cargado,  que contenga  agua, comida enlatada, gasa, alcohol, agua oxigenada, analgésicos y antipiréticos, un silbato, una radio, una linterna y varios juegos de pilas (conservados en su envase original). Revise periódicamente la fecha de caducidad de las pilas y cámbielas en caso necesario.

En el trabajo:  proceda de forma similar a su casa, identificando aquellos objetos que pueden salir despedidos durante la sacudida. Organicen un plan de emergencia y evacuación de la oficina.

En la escuela:  Indague a los profesores sobre los planes de emergencia de la escuela.  Cuál es su responsabilidad y su papel en caso de emergencia.  Asegúrese de que se enseña a los estudiantes (sus hijos) qué hacer cuando ocurra un sismo.

En la calle:  Ubíquese de manera rápida en la zona abierta y segura más próxima.

Recuerde que los terremotos son eventos naturales que ocurren sin previo aviso.