Un total de 768 mil electores sufragarán en revocatoria 2012

A nivel regional, Ica concentra el mayor número de electores con 115, 927. Le siguen Cajamarca (82,340), Áncash (80,458), Lima (77,726), San Martín (61,274) y Piura (60,300).

La mayor parte votantes se concentra en Ica, Cajamarca, Áncash y Lima 

De acuerdo al padrón electoral aprobado por el Pleno del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), un total de 768 mil 232 electores de 266 distritos y cuatro provincias del país sufragarán en la consulta popular de revocatoria 2012 a realizarse el 30 de setiembre próximo.

De esta cifra, la mayor cantidad de electores son varones, con 395 mil 458 votantes; en tanto, el número de mujeres asciende a 372 mil 774.

A nivel regional, Ica concentra el mayor número de electores con 115, 927. Le siguen Cajamarca (82,340), Áncash (80,458), Lima (77,726), San Martín (61,274) y Piura (60,300).

Continúan Puno (39,263), Loreto (33,679), Lambayeque (33,157), La Libertad (31,092), Apurímac (30,348), Ayacucho (25,062), Huancavelica (23,797), Arequipa (16,515), Huánuco (14,395), Amazonas (11,981), Junín (11,458), Moquegua (9,505), Cusco (8,268) y Tacna (1,687).

De los 77,726 electores de la región Lima, 16,318 pertenecen a los distritos de Pucusana (7,316), Punta Negra (4,615) y San Bartolo (4,387), ubicados en Lima Metropolitana.

La resolución N° 0644-JNE, que habilita el padrón, fue emitida por el supremo tribunal electoral luego de que el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec) remitiera la actualización de dicho documento.

La revocatoria fue convocada por el JNE en 266 distritos y cuatro provincias correspondientes a 20 regiones del país. En estas jurisdicciones se someterá a consulta de la población la continuidad en el cargo de 265 alcaldes (en cinco jurisdicciones distritales no se solicitó la revocación del burgomaestre) y de 1045 regidores.

En el proceso de revocatoria, el ciudadano tiene la palabra final sobre si sus autoridades abandonan o continúan en el cargo, tal como democráticamente fueron elegidas. Ejerce, así, el derecho de fiscalizar y, por tanto, destituir a quienes eligió.