Entierran a bolerista Pedro Otiniano en medio de escenas de gran congoja.

En medio de escenas de gran congoja y acompañado por la música que difundió durante su larga carrera artística, fue enterrado hoy el bolerista Pedro Otiniano en el cementerio Mapfre de Huachipa.

La viuda e hijo, así como familiares, colegas, amigos y admiradores del renombrado cantante que sumaron más de un centenar de personas presentes en el camposanto estuvieron conmovidos al momento de descender el féretro a la fosa preparada.

Entre lágrimas coreaban algunas de sus canciones y dieron el último adiós a uno de los ídolos del bolero peruano.

Este fue el último acto de todos los homenajes al cantante nacional, que fue velado en el Museo de la Nación, donde recibió la visita de miles de visitantes.

El día de hoy recibió un homenaje póstumo de la Municipalidad de Lima, y antes participó de un responso en la Iglesia de Las Nazarenas, en Lima Cercado, donde solía acudir a orar en vida el bolerista.

Posteriormente, sus restos fueron llevados al cementerio hacia las 14.30 horas.

Los restos mortales de Pedro Otiniano reposan en el mismo lugar que los de su amigo y colega Lucho Barrios, quien fue sepultado el 7 de mayo del 2010.

El intérprete de «Tres amores», «Ay cariño», «Ruiseñor del amor», «Toda una vida», «Amor ciego», «Vida de mi vida», entre otros temas, sufrió el pasado 13 de marzo un paro cardiorrespiratorio que lo dejó en coma.

Una complicación provocó su deceso pasadas las 08:00 horas de ayer en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Almenara, donde se encontraba internado.