Pobladores de Huarochirí y serenos de Chosica tuvieron feroz enfrentamiento por límites

No obstante, los agentes se vieron obligados a repeler la agresión atacando también con piedras. Y a ello se sumaron efectivos policiales que recurrieron a bombas lacrimógenas para disuadir a los manifestantes.

El conflicto limítrofe entre Lurigancho-Chosica y San Antonio de Chaclla (en Huarochirí) llegó hoy a su nivel más violento, luego de que casi 200 pobladores de esta última localidad atacaran con piedras y palos una agencia municipal y una caseta de Serenazgo ubicada en el sector 8 de Jicamarca (Chosica).

La iracunda turba intentó tomar y atrincherarse en los citados locales, lo cual devino en un feroz enfrentamiento por distintas calles aledañas. “Ellos no son de la zona, sino contratados por la alcaldesa de San Antonio que atacaron la nueva base de Serenazgo. Su intención era no permitir que sea inaugurada. Son matones que han dejado varios heridos”, expresó uno de los serenos afectados.

No obstante, los agentes se vieron obligados a repeler la agresión atacando también con piedras. Y a ello se sumaron efectivos policiales que recurrieron a bombas lacrimógenas para disuadir a los manifestantes. Producto de ello hay al menos una decena de heridos por heridas y síntomas de asfixia.

“HEMOS SIDO AGREDIDOS”
En diálogo con Canal N, el alcalde de Chosica, Luis Bueno, informó que desde las 4:00 a.m. los moradores de San Antonio fueron agrupándose premunidos de objetos contundentes y cerraron los ingresos a la zona de Cerro Camote, en el anexo 8 de Jicamarca, Chosica, donde se ubica el nuevo local de Serenazgo que fue atacado. La intención de los agresores, según dijo, fue que esta base no sea inaugurada para impedir que habitantes de San Antonio “sigan traficando tierras”.

“La alcaldesa dice que esta zona (Cerro Camote) pertenece a su jurisdicción pero eso es falso (…) En la cartografía nacional Cerro Camote está dentro de Lurignacho-Chosica, informes del Instituto Metropolitano de Planificacion también señalan que San Antonio está a 3000 metros sobre el nivel del mar, en los andes, o sea no tiene límites con nosotros”, refirió Bueno.

Acusó además que autoridades de Huarochirí alientan a sus pobladores para que tomen terrenos privados de Chosica, para que luego sean vendidos con la condición de que quienes los compren saquen DNI de su provincia. “Ellos sueñan que el problema limítrofe se vea en el Jurado Nacional de Elecciones y salir ganando si ocurre un referéndum”, remarcó.

El burgomaestre chosicano acotó que así como en Cerro Camote, se ha dispuesto la instalación de otras casetas de serenos en zonas como Vallecito, San Pedro y San Pablo, y Los Olivos, que también están amenazados por posibles invasiones.

El Comercio