Sismos, huracanes, inundaciones y deslizamientos aterran el mundo

Al menos 217 personas han muerto y unas 220 mil se han visto afectadas por las lluvias del monzón de este año en Pakistán, informó una fuente oficial que reconoció que aún existe una situación de emergencia en varios distritos del sur.

Pakistán aún no se recupera de lo vivido en 2010, cuando las inundaciones tras un monzón dejaron 20 millones de damnificados y arrasaron con cultivos.

De acuerdo con los datos oficiales, las lluvias han causado 217 muertos y 654 heridos, mientras que unas 15 mil 500 viviendas han quedado total o parcialmente destruidas, dijo a Efe el portavoz de la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres, Ahmed Kamal.

Según Kamal, en estos momentos hay dos distritos -Nasirabad y Jaffarabad, en la provincia de Baluchistán (sur)- que están ‘inundados’ y en los que la situación es ‘muy grave’, por lo que las autoridades han pedido ayuda a las agencias internacionales.

Los monzones son fuertes desplazamientos de aire con intensas lluvias, que son las que han provocado el desastre en Pakistán.

Distintos medios paquistaníes con presencia en la zona citaban ayer a autoridades locales que afirmaban que unas 600 mil personas se han visto afectadas en esos dos distritos y que casas, vías de comunicación y miles de hectáreas de cultivo fueron destruidas.

De acuerdo con Kamal, que no confirmó esos datos, la causa de las inundaciones se debe a que muchas tierras en el sur del país están en zonas bajas y el sistema de canalización es muy viejo, por lo que las fuertes lluvias causan inundaciones con facilidad.

El portavoz añadió que otros cuatro distritos -dos en la sureña Sindh y otros dos en Punyab- también están sufriendo inundaciones.

Las autoridades han requerido un despliegue del Ejército para asistir a las víctimas de las inundaciones, que en muchos casos están viviendo al raso y sufren ya escasez de comida y agua potable, por lo que existe temor de brotes de enfermedades y epidemias.