Ex Presidente Alberto Fujimori tampoco calificaría para el indulto humanitario

Para que Alberto Fujimori pueda abandonar la Diroes, donde cumple prisión por delitos de lesa humanidad, tendría que acreditar ante el presidente de la República, Ollanta Humala, quien tiene la potestad de otorgar dicha gracia, el padecimiento real de una enfermedad terminal, o que esté en un centro de reclusión de pésimas condiciones que afecte su salud o que sufra de una enfermedad mental.

La aclaración es del procurador anticorrupción Julio Arbizu, para quien estas condiciones no se cumplirían en Fujimori en el caso de que su defensa legal solicite el indulto ya sea ante Humala o ante la Presidencia del Consejo de Ministros.

Según Arbizu, mientras no se presente formalmente esa solicitud, todo queda en el plano de las especulaciones y medias verdades sobre el tema.

«El indulto humanitario no es un tema muy simple. Hay que acreditar a ciencia cierta el padecimiento de una enfermedad terminal en Fujimori, o que su reclusión en la Diroes afecta gravemente su salud; lo cual es lo contrario, pues se encuentra en una ‘cárcel dorada'», explicó.

El abogado del Estado en temas de corrupción agregó que el fujimorismo está en toda su potestad de pedir esta gracia para su líder, pero ello no implica su necesaria aprobación de parte del presidente.

NORMATIVA

¿Qué dice la ley al respecto? El Decreto Supremo 08-2010-JUS hace, además, varias precisiones sobre la concesión del indulto humanitario, al mencionar que existe una serie de condiciones para que la Comisión de Gracias Presidenciales, adscrita al Ministerio de Justicia, vea el pedido de Fujimori.

Este equipo lo conforma un equipo técnico que hace el informe médico sobre la situación del ex presidente. Luego, esas conclusiones son llevadas ante el despacho de la Presidencia de la República.

El Minjus hace lo mismo, pero ambas evaluaciones no son vinculantes, aunque sí referenciales, para la decisión final del presidente sobre ese tema, facultad amparada en el artículo 118, inciso 21.

JURISPRUDENCIA DEL TC

Existe un antecedente que ayuda a comprender el contexto legal: el 18 de diciembre del 2007, el Tribunal Constitucional falló a favor del ex viceministro Alfredo Jaililie para concederle el indulto, por lo que consideró razones humanitarias.

De los 28 fundamentos del fallo, dos son claves para entender esa sentencia: el 27 y el 28: «La gracia presidencial deberá ser concedida por motivos humanitarios en aquellos casos en los que, por la especial condición del procesado (por ejemplo, que sea portador de una enfermedad grave e incurable en estado terminal), tornarían inútil una eventual condena, desde un punto de vista de prevención especial».

Pero en el siguiente apartado se aclaran las limitaciones del indulto: «La concesión de la gracia presidencial en un caso en el que la situación del procesado no sea distinta a la de los demás procesados y no existan razones humanitarias para su concesión, será, además, atentatoria del principio de igualdad, vulneratoria de los fines preventivo generales de las penas constitucionalmente reconocidos, fomentando la impunidad en la persecución de conductas que atentan contra bienes constitucionalmente relevantes que es necesario proteger».

Sin embargo, esta resolución del TC no encontró unanimidad en sus siete magistrados, ya que César Landa Arroyo y Ricardo Beaumont votaron en contra de la aprobación de fallo a favor de Jaililie.

Landa y Beaumont dijeron que no había elementos probatorios suficientes para sustentar el indulto humanitario al ex viceministro, y que esa decisión podría marcar peligroso precedente para casos futuros, como hoy en el de Fujimori.