Venezuela: Hugo Chávez y Henrique Capriles cerraron sus campañas.

El presidente Hugo Chávez y el opositor Henrique Capriles congregaron el jueves miles de simpatizantes en sus cierres de campaña para la elección presidencial del domingo, una de las más reñidas de la historia democrática venezolana y donde ambos contrincantes hicieron su último esfuerzo público para alzarse con la victoria (ver Participá de nuestra encuesta en Facebook sobre quién ganará los comicios).

Chávez congregó a centenares de miles en un acto en la céntrica avenida Bolívar de Caracas, en un acto que pareció superar al de Capriles el domingo pasado en el mismo sitio. Sin embargo, voceros de la oposición dijeron que tal multitud sólo fue posible porque el gobierno llevó incluso a empleados públicos, cerrando oficinas en días laborables, y trajo buses cargados de personas desde el interior del país, lo que voceros del oficialismo negaron.

Capriles, por su parte, reunió en su cierre electoral en Barquisimeto, en el occidente del país, una abultada muchedumbre y en una de las pocas ocasiones en que nombró directamente a Chávez le dijo que su ciclo había terminado y que 14 años en el poder eran suficientes.

En sus respectivos discursos los dos aspirantes hicieron una última exhortación a que nadie deje de votar, pero además enfatizaron la crítica al rival: Chávez reiteró que si la oposición gana, eliminará programas de subsidios y apoyos para las clases menos favorecidas, y Capriles recordó todas las promesas y obras inconclusas a lo largo de la gestión chavista como por ejemplo combatir la criminalidad.

Más tarde en una extensa entrevista con la televisora oficial Chávez volvió a reconocer que ha cometido errores y que el mayor de ellos era no hacer seguimiento a muchos planes y obras.

«De humanos es errar y también el rectificar. A lo largo de estos años sin duda han habido errores en distintos sectores, distintas magnitudes», dijo Chávez. «Si puntualizamos bueno la lista es larga».

Admitió que hay descontento entre algunos sectores de la población con su gobierno, «pero por mas descontento que este no será la burguesía la que va a resolver sus problemas».

Sobre la falta de seguimiento de las obras gubernamentales acotó que «a veces ha pasado… que aprobó Chávez unos recursos para un plan….a los 4 o 5 meses me enteré que nunca le llegaron los recursos… esa es una de las fallas más graves», indicó.

Es necesario hacer «seguimiento con firmeza, es necesario hacerle seguimiento a las obras para que todas sean ejecutadas con celeridad», señaló.

Afirmó además que está dispuesto a tender puentes de diálogo con la oposición para evitar mayores confrontaciones políticas
«Yo estoy dispuesto… a abrir estas puertas de Miraflores (el palacio de gobierno) para el diálogo», expresó.

En el ámbito internacional, Chávez no descartó mejorar las relaciones con Estados Unidos, tal y como lo hizo con Colombia luego de una amarga confrontación con el ahora ex presidente Álvaro Uribe.

«La relación con Colombia para nosotros es muy importante. Ustedes recuerdan todas las cosas que ocurrieron cuando (Juan Manuel) Santos era ministro de Defensa (de Uribe) y las cosas que nos dijimos»; pero después como presidente «me dijo, ‘presidente ayúdeme a hacer la paz en Colombia’. Me sorprendió gratamente… y hemos ayudado y vamos a seguir ayudando», señaló.

Así también «con Estados Unidos estamos siempre dispuestos a mejorar las relaciones. Con el otro sector (un gobernante republicano) sería mucho más difícil, porque uno hace una evaluación del candidato de la extrema derecha (Mitt Romney) y su alianza, y de verdad se acercan a la locura», manifestó.

«Ojalá con el próximo gobierno y ojalá sea el de (Barack Obama), como ya lo dije, podamos nosotros rehacer el diálogo con los Estados Unidos. El mundo necesita de un Estados Unidos que en lugar de promover la guerra, promueva la paz».

Mensaje. Poco antes del inicio de la entrevista de Chávez, su rival emitió un breve mensaje de tres minutos en varios canales de televisión, en los que afirmó que si gana el domingo «lo que haremos será trabajar más y mejor por los venezolanos».

«Estoy comprometido con nuestra fuerza armada y con sus derechos. Como presidente no voy aceptar la injerencia de otros países en nuestras decisiones y tampoco aceptaré la presencia de grupos armados en nuestro territorio», dijo Capriles sin mencionar directamente a guerrillas colombianas, las cuales, según el pasado gobierno colombiano, se refugian en el país.

Al hablar de lo que está en juego el 7 de octubre, el opositor dijo que los venezolanos deberán «elegir entre la vida que quieres o la que te gustaría tener. Tu voto es tuyo y secreto y nadie puede quitártelo».

«Cuando estés frente al tarjetón piensa en tu futuro, el futuro de tus hijos, el futuro de tu familia el futuro de los venezolanos. Vota por ti, yo también votaré por ti. El 7 de octubre vamos a ganar. Que Dios bendiga a nuestro pueblo», agregó.

En una posterior entrevista televisiva, Capriles manifestó su intención de «sincerar» las relaciones de Venezuela y Cuba. El candidato opositor ha acusado a Chávez de desperdiciar la riqueza petrolera de Venezuela en contratos de suministro de combustible con países aliados, como Cuba, que implican condiciones preferenciales.

«Nosotros no vamos a financiar el modelo político que hay en Cuba… pero no vamos a romper relaciones con Cuba… (Cuba) tiene que hacer reformas en su sistema político… un modelo político que esta vencido».

La Voz del Mundo