Científicos afirman que no existe un ‘gen gay’

No hay un ‘gen gay’. Así lo asegura un grupo de investigadores del ‘National Institute for Mathematical and Biological Synthesis’ (NIMBioS) y de la Universidad de California en Santa Bárbara, quienes se unieron al debate para aclarar qué factores conllevan al desarrollo de la homosexualidad.

Las últimas investigaciones coinciden en que hay factores genéticos que influyen. Sin embargo, han quedado espacios vacíos que enredan las explicaciones. Casos como los gemelos idénticos criados en el mismo ambiente, pero que desarrollan condiciones sexuales diferentes, así como el de los bisexuales, aún están por resolverse.

“Estudios previos han demostrado que la homosexualidad es hereditaria, lo que ha llevado a la mayoría de los investigadores a suponer que hay una contribución genética en la preferencia sexual», dijo Sergey Gavrilets, coautor del estudio.

«Sin embargo, ningún gen importante para la homosexualidad se ha encontrado a pesar de los numerosos estudios que buscan una conexión genética”, agregó.

En el caso de los autores de este estudio, publicado en la revista ‘The Quarterly Review of Biology’, Gavrilets y compañía sostienen que la condición homosexual no corresponde a factores genéticos sino más bien epigenéticos.

Epi ¿qué?
La composición genética en humanos es similar, no importa cuál sea la condición sexual. Sin embargo, el comportamiento de esos genes es diferente en casi todos los casos.

Las epimarcas son una especie de instrucciones para los genes; es decir, son las responsables de establecer dónde, cuándo, cómo y en qué cantidad se expresa un gen.

En el caso de la homosexualidad, las epimarcas hacen que el feto sea más o menos susceptible a la testosterona cuando está en formación. Así, si es un hombre cuyos genes reciben la instrucción de ser muy sensibles al descenso de la testosterona, terminará siendo gay si se modifica la exposición a esta hormona durante la gestación.

En cambio, si se trata de una mujer con sensibilidad a la hormona, desarrollará la condición homosexual si crecen los niveles de testosterona durante el periodo de gestación.

Los investigadores también encontraron que la homosexualidad puede ocurrir cuando descendientes de sexo opuesto heredan esas epimarcas.

“Descubrimos que cuando estas epimarcas se transmiten de generación en generación, de padres a hijas o madres a hijos, pueden causar efectos invertidos, como la feminización de algunos rasgos en los hijos, como la preferencia sexual; y de manera similar a la masculinización parcial de las hijas”, dijo Gavrilets.

Para llegar a esta conclusión, el equipo científico creó un modelo biológico y matemático que caracteriza el rol de la epigenética en la homosexualidad, aplicando la teoría evolutiva a los recientes avances en regulación molecular de los genes.

DIARIOADN