JNE reincorporó al alcalde de Chepén con cautelar nula

El Jurado Nacional de Elecciones (JNE) reincorporó a Wilfrero Quesquén Terrones como alcalde de Chepén, dejando sin efecto su inhabilitación de ese cargo, en base a una medida cautelar de amparo dictada por un juez de Tumbes que ya había sido anulada, es decir, se mantenían vigentes las causas que originaron su cese como autoridad municipal.

El pasado 13 de setiembre, el pleno del JNE, mediante la Resolución N° 822-2012-JNE, declaró la inhabilitación de Wilfredo Quesquén como alcalde provincial de Chepén, luego de que en abril de este año la Sala Penal Liquidadora de La Libertad lo condenara por delito de peculado a cuatro años de prisión suspendida por tres años de reglas de conducta, más un año de inhabilitación para ejercer cargos públicos.

Quesquén Terrones apeló, y con fecha 14 de noviembre último, en votación dividida de tres contra dos, el JNE dejó sin efecto esa decisión, disponiendo la reincorporación del mencionado personaje al frente de la alcaldía de Chepén.

Según la resolución N° 1070-2012-JNE, votaron a favor de Quesquén los magistrados Elías Ayvar Carrasco, Luis Legua Aguirre y José Velarde Urdanivia, mientras que Hugo Sivina Hurtado y José Pereira Rivarola se opusieron.

ALCALDE FRONTERIZO

Lo raro de este asunto es que el voto en mayoría se sustenta en una medida cautelar de amparo emitida por el Juzgado Mixto de Tumbes el 6 de julio del 2012, pero que desde agosto se encuentra nula.

Resulta que para obtener esa medida cautelar, Wilfredo Quesquén presentó una constancia domiciliaria expedida el 22 de junio del 2012 por el juez Jesús Arcaya Barreto, del Juzgado de Paz de Única Nominación del Centro Poblado de Pampa Grande.

En ese documento se señala que Quesquén vive en el Lote 16, Mz. E, calle Los Topacios, Urb. José Lishner Tudela, 1° Etapa, en Tumbes, es decir, a 576 kilometros de distancia de Chepén.

Este engaño fue oportunamente advertido por las autoridades judiciales de Tumbes, por lo que el 28 de agosto, el mismo Juzgado Mixto de Tumbes declaró nulo todo lo actuado y dispuso el archivo del proceso por vicio procesal insubsanable.

Posteriormente, el 22 de setiembre, la Sala Especializada Civil de Tumbes declaró improcedente la medida cautelar y dispuso que la Odecma y la Fiscalía investiguen lo sucedido.

En principio se estableció que siendo Wilfredo Quesquén alcalde de Chepén, en La Libertad, consigne como residencia un domicilio en Tumbes, a 7 horas y 45 minutos de viaje en auto. Además, que el centro poblado de Pampa Grande no se ubica en la jurisdicción del juez Arcaya Barreto, por lo que este magistrado no estaba en condiciones de expedir dicho certificado domiciliario.

Todo este engaño fue informados desde agosto al JNE por el presidente de la Asociación Civil de la Provincia de Chepén, Joesl Quiroz, pero el Tribunal Electoral hizo caso omiso a esta información y repuso a Quesquén Terrones.

TÁVARA BUSCA SOLUCIÓN

La Asociación Civil de Pobladores de la Provincia de Chepén también denunció ante el JNE que Wilfredo Quesquén era defendido por un abogado, el doctor Fermín Valdivieso Villena, impedido de litigar contra el Estado. Hasta octubre último, Valdivieso se desempeñaba como procurador anticorrupción de la provincia de Chepén y, por tanto, estaba impedido por un año de intervenir en juicios contra el Estado.

Los pobladores de Chepén han pedido al nuevo presidente del JNE, Francisco Távara Córdova, que revise la situación del alcalde Wilfredo Quesquén.

Távara Córdova habría ofrecido revisar el expediente del caso y encontrar una salida legal si la hubiere.

JNE