Bayern goleó 4-0 a Barcelona en la final de la Champions League

Claudio Pizarro solo jugó 10 minutos, los últimos, justo cuando el Bayern Munich dejó de correr a la velocidad luz

BayernBarcelona fue expuesto esta noche europea de martes a su peor miedo: ser un equipo normal. Muchas han condenado a este equipo a su desaparición y muchas veces se ha titulado “el fin de un ciclo” tras una derrota. Sería equivocado hacerlo ahora. Hoy no se trata del fin del Barcelona, sino del inicio de un Bayern Munich que pretende ascender a la cima del mundo para dominar desde allí por muchos años.

Si el equipo alemán fue capaz de despedazar al llamado “mejor equipo de todos los tiempos” con tanta superioridad, ¿qué le espera a los demás equipos? Bayern lo hizo todo bien, excepto marcar goles. Puede parecer alucinante, pero pese a meter 4, pudo haber anotado 6 o 7. Aún pletórico y absoluto como lo fueron, les faltó puntería.

Claudio Pizarro solo jugó 10 minutos, los últimos, justo cuando el Bayern Munich dejó de correr a la velocidad luz y comenzó a jugar algo más relajado. Pero si hubiese estado desde el inicio es seguro que un gol habría tenido. Todos los tantos del Bayern fueron finas construcciones colectivas.

Y el Barcelona… pobre Barcelona, en los últimos cinco años nunca se le vio defender tan mal, nunca se le vio tan superado, nunca se le vio tan poco divino y tan humano, tan indefenso a una goleada, tan lejos de ganar una Champions League.

El partido de vuelta se jugará el próximo martes 30 de abril en Barcelona, a la 1:45 pm. (hora local)

deport