Enamorada de asesino de empresaria: «Amenazó con matarme»

986

Fernanda Lora Paz (18), sindicada como cómplice del crimen de la empresaria panadera María Rosa Castillo Gonzales, dijo en su manifestación a la Policía que en todo momento actuó amenazada por el asesino confeso, hijo de la víctima y enamorado suyo.

La joven relató cómo encontró a Marco Gabriel Arenas Castillo (22) aplicándole una llave de jiujitsu al cuello de su madre, que acabó con su vida. También dijo que el parricida le confesó que había quemado el cuerpo de la empresaria.

“Llorando le dije que cómo había sido posible que haga eso, que me había malogrado la vida, que estaba loco. Él me contestó que mientras yo no hablara y estuviera a su lado, nada me iba a pasar. He estado amenazada en todo momento”, manifestó Lora Paz.

Según refiere El Comercio, la muchacha entregó a la Policía una bolsa con dinero y joyas que su enamorado le pidió guarde tras el asesinato. Asimismo, manifestó que el homicida borró las imágenes captadas por el circuito cerrado de su casa, en La Molina, donde perpetró el crimen.

“Él me confesó que el martes en la tarde había quemado a su mamá en un cerro de Pachacamác con ayuda de dos chicos. (…) Siempre me decía que estaba harto de ella, que era una loca y que uno de estos días la iba a matar. Le creí porque a mí también me amenazaba. Presumo que ya lo tenía planificado porque compró bolsas y guantes quirúrgicos”, dijo en su confesión.

En contraposición a la versión de Lora Paz, los deudos le atribuyen el que la vida de Arenas Castillo cambiara radicalmente desde que iniciaron una relación sentimental en abril de este año.

Señalan que ambos, luego de limpiar la camioneta donde habían llevado el cadáver de María Rosa Castillo para ser incinerado en Manchay, se fueron a una clase de baile.

En la víspera la pareja fue detenida y será trasladada este martes al Ministerio Público, donde se formalizará la denuncia correspondiente.