«Ladrón con principios»: Entró a robar y terminó denunciando caso de pedofilia

El supuesto ladrón llamó a la Policía desde un teléfono público, sin identificarse, para informar de que había dejado las pruebas del delito debajo de un automóvil junto con una nota anónima con la dirección del pederasta, cuya actividad como entrenador de fútbol-sala le facilitaba el contacto con menores.

imagesLa Policía de España detuvo en la ciudad de Jaén, al sur del país, a un supuesto pederasta gracias a los videos facilitados por un ladrón que asaltó su vivienda, en la que encontró tres cintas que recogían agresiones sexuales a niños de unos 10 años, informó este jueves el Ministerio del Interior español.

El supuesto ladrón llamó a la Policía desde un teléfono público, sin identificarse, para informar de que había dejado las pruebas del delito debajo de un automóvil junto con una nota anónima con la dirección del pederasta, cuya actividad como entrenador de fútbol-sala le facilitaba el contacto con menores.

«He tenido la desgracia de que han caído las cintas en mis manos y me veo en la obligación de presentarlas dejando que ustedes hagan su trabajo y puedan meter a ese… en la cárcel de por vida», señaló el ladrón en su denuncia.

Por el momento fueron identificadas cuatro víctimas de abusos y agresiones, entre ellas un menor de 16 años, que lleva desde los 10 sufriendo esas prácticas, según indica la Policía en un comunicado.

Tras las primeras indagaciones y la revisión de las grabaciones, los investigadores consiguieron identificar al autor y lo detuvieron tras registrar su vivienda y el club de fútbol-sala donde trabajaba.

El supuesto pederasta se ganaba la confianza de los niños en las instalaciones deportivas en las que trabajaba y los convencía para ver juntos películas de contenido pornográfico, momento en que incitaba a los pequeños a masturbarse y finalmente abusaba sexualmente de ellos.

El detenido había denunciado en la comisaría nueve días antes que había sufrido un robo en su domicilio, al que accedieron a través de una ventana, e informaba de la sustracción de varios pequeños electrodomésticos, pero no de una cámara ni de las cintas de video que fueron posteriormente recuperadas.