Corte de luz afecta a veinte distritos de Lima y Callao

Desde las 12:40 p.m. aproximadamente, se registra un corte de luz en unos veinte distritos de Lima y Callao, problema que ha afectado a más de medio millón de personas.

corte de luz

Desde las 12:40 p.m. aproximadamente, se registra un corte de luz en unos veinte distritos de Lima y Callao, problema que ha afectado a más de medio millón de personas. Después de varias horas, la Red de Energía del Perú (REP) pudo detallar cuál fue la causa del incidente.

Según informó a través de un comunicado, las subestaciones Chavarría y Ventanilla, ubicadas al norte de Lima, quedaron fuera de servicio por fallas eléctricas que incluso derivaron en un incendio en la subestación Chavarría. El siniestro fue controlado pero todavía se están reponiendo los equipos dañados.

Las primeras investigaciones detallan que la causa del incidente fue una falla en la línea de transmisión eléctrica Santa Rosa-Chavarría ocasionada, aparentemente, por fuegos artificiales, los cuales fueron lanzados por desconocidos en San Juan de Lurigancho. Estos artefactos dañaron la fibra óptica que sirve para monitorear la situación de la subestación y la transmisión de energía.

La subestación Ventanilla volvió a funcionar alrededor de las 2 p.m.. Pero la subestación Chavarría aún no era reparada hasta las 4 p.m. REP no pudo informar al Comité de Operación Económica del Sistema Interconectado Nacional (COES) cuándo solucionará el problema.

“Se ha repuesto el servicio parcialmente a la mitad de los afectados, pero ahora nos tienen que informar qué es lo que pasa en la estación Chavarría, eso ya depende de REP”, dijo a El Comercio César Butrón, del COES.

TODAVÍA PERSISTE LA FALLA

Hasta las 4:00 p.m. Edelnor pudo confirmar a este medio que todavía tenían unos 113 mil clientes sin servicio eléctrico específicamente en San Miguel, Mirones y en algunas zonas de San Martín de Porres y Cercado de Lima.

Hasta esta hora, un 80% de los afectados ya cuenta de nuevo con luz, pero la totalidad del servicio volverá a la normalidad cuando la subestación Chavarría pueda funcionar.

El Comercio