Dirigencia del PPC toma distancia de Lourdes

La primera es encabezada por el presidente del PPC, Raúl Castro, el secretario general nacional, Rafael Yamashiro, y todo el Comité Ejecutivo Nacional.

lourdes-flores-nano

Detrás del humo de la contienda, lo que está muy claro en el Partido Popular Cristiano (PPC) es que hay dos corrientes de opinión contrapuestas, según su respaldo o rechazo a la joven figura de Pablo Secada, polémico aspirante a la alcaldía de Lima, acusado de maltratar a su esposa.

La primera es encabezada por el presidente del PPC, Raúl Castro, el secretario general nacional, Rafael Yamashiro, y todo el Comité Ejecutivo Nacional.

La segunda es un importante grupo respaldado activamente por la principal lideresa nacional del partido, Lourdes Flores, y que cuenta con el apoyo de congresistas y regidores del ala denominada «reformista» o «nueva guardia» partidaria.
RESPALDO. En este contexto, el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PPC emitió un comunicado público dando cuenta que acordó «respaldar plenamente las expresiones del presidente del partido, Dr. Raúl Castro Stagnaro, ante las graves denuncias formuladas por un medio de comunicación en contra del Sr. Pablo Secada…».

«El CEN -continúa el texto- lamenta esta situación inesperada, pero simultáneamente y por respeto a la opinión pública y militancia del partido, a quienes se debe, ha dispuesto por unanimidad una investigación de los hechos denunciados por el Tribunal Nacional de Ética y Disciplina, cuya gravedad afecta la imagen, prestigio y trayectoria del partido».

Asimismo, a las duras expresiones de Castro Stagnaro el martes, se sumaron ayer las del secretario general del partido, Rafael Yamashiro.

El dirigente nacional lamentó que Lourdes Flores Nano aliente la postulación de Secada.
«Lamento -dijo- que la expresidenta del partido trate de convocar a líderes que tienen representación hacia afuera (…) y mostrar luego sus conclusiones como si fueran partidarias».

filtros. En esa línea, reiteró que las pretensiones de Secada no cuentan con el respaldo oficial del partido.
«Secada no es precandidato ni mucho menos candidato. Una candidatura implica que se ha sometido a un proceso de evaluación previo, que ha pasado por filtros y que el partido le reconoce esa condición. Es un aspirante», dijo.
Las discrepancias parecían acentuarse a medida que transcurría el día de ayer.
MARCHA. Por la tarde, la Secretaría Nacional de Mujeres del PPC subrayó en una conferencia de prensa su condena a toda clase de maltrato contra la mujer.

En la noche, la página oficial del PPC en Facebook publicó un comunicado para convocar a la militancia a una marcha hacia la Plaza San Martín.

El texto dice lo siguiente:
«¡Basta ya! Movilización pepecista: viernes 14 de febrero del 2014, a las 17.00 horas, desde nuestro local central hacia la Plaza San Martín».
Más abajo, la página resalta una frase del presidente del partido: «El PPC no justifica ni tolera de ningún modo la violencia contra la mujer». Esta claro a quien va dirigido el mensaje.
en el llano. A contracorriente de la burocracia pepecista, Lourdes Flores intensificó ayer su respaldo a la campaña proselitista de Secada.

Esta vez, en el muelle de pescadores de Chorrillos, en abierta discrepancia con Castro Stagnaro.
No obstante que la dirigencia nacional del partido marcaba distancia de ella, dejándola sola en su respaldo a Secada, Lourdes Flores bajó al llano y, en su condición de «una militante más del partido», reiteró su decisión de acompañar al economista.

Flores tomó asiento a la derecha de Secada, ayer en la conferencia de prensa en el muelle de pescadores de Chorrillos. A la izquierda del precandidato se situó la congresista Marisol Pérez Tello, y más allá, en la mesa de conferencia, el regidor metropolitano Alberto Valenzuela. El congresista Alberto Beingolea dijo más tarde que no pudo ir a la conferencia, pero que le daba su respaldo a Secada.

BESOS Y FLORES. El controvertido precandidato apareció con su joven esposa, Claudia, y sus manos entrelazadas. Un oportuno militante le ofreció un ramo de flores.

Se besaron ante cámaras en varias ocasiones y dieron muestras de una reconciliación.
Secada volvió a pedir perdón a sus simpatizantes, a su partido y la opinión pública por las palabras «ofensivas» que -aseguró- le lanzó a su esposa en una discusión familiar. Pero negó haberla golpeado.

«Jamás le he pegado a una mujer. Sí acepto que discutí con ella y la ofendí. Las ofensas fueron mutuas, por eso he pedido perdón y lo he vuelto a hacer ahora», dijo.

LUCHA DEMOCRÁTICA. Lourdes Flores descartó que exista una crisis en su partido y, mucho menos, un enfrentamiento de dos corrientes irreconciliables.
A su juicio, lo que existe es una contienda democrática interna en la que hay varios candidatos, cada uno con sus seguidores.

«Lo que hoy tendríamos que ver es un partido por cuyas venas corre sangre, un partido vivo, que vive su democracia interna en la más importante de sus expresiones: una competencia democrática interna».
Dijo sentirse orgullosa de pertenecer a un partido democrático, «que no designa a sus candidatos a dedo sino en elecciones internas».

«Lo que podemos asegurar (…) es que gane quien gane en esta contienda, nos tendrá a su lado y trabajando juntos. Un partido democrático ventila democráticamente cuando hay una disputa, y el día que hay un candidato cerramos filas y estamos juntos», dijo.
Diario Correo