Movimientos políticos regionales deben tener presencia por lo menos en tres departamentos

“Esto es muy peligroso para la gobernabilidad, porque así como el monopartido es malo, la fragmentación que ahora tenemos también es negativa, los partidos deben volver a competir en las regiones”

Los movimientos regionales deben tener presencia por lo menos en tres departamentos peruanos para contrarrestar la alta fragmentación política que se observa en las regiones, sostuvo hoy el secretario general de la Asociación Civil Transparencia, Gerardo Távara.
En declaraciones a la Agencia Andina, dijo que los partidos políticos prácticamente han abandonado la contienda electoral a nivel de las regiones, lo que ha permitido a los movimientos independientes hacerse de la mayoría de gobiernos subnacionales.
Indicó que salvo la agrupación Alianza para el Progreso (APP), que logró dos presidencias regionales, y Fuerza Popular, que disputará en segunda ronda electoral en otras dos regiones, el resto del país está dominado por los movimientos regionales.
“Esto es muy peligroso para la gobernabilidad, porque así como el monopartido es malo, la fragmentación que ahora tenemos también es negativa, los partidos deben volver a competir en las regiones”, señaló.
Távara señaló que si se dibujara el mapa del Perú, habría al menos 20 colores diferentes para cada región, lo que no es bueno para la democracia.
De otro lado, opinó que el Congreso de la República debería repensar la reforma constitucional que prohíbe la reelección inmediata de los presidentes regionales y alcaldes provinciales, dado que la reelección no necesariamente es causa de la corrupción.
Anotó que de las cuatro autoridades regionales denunciadas por delitos de corrupción (Ancash, Cajamarca, Pasco y Tumbes), solo uno fue reelecto (César Álvarez), y los otros tres (Santos, Viñas y Meléndez) estaban en su primer mandato.
Frente a ello propuso permitir la reelección inmediata de dichas autoridades por una sola vez, más no la reelección indefinida, como sucede actualmente. Según dijo, en ambos casos, esta reforma debe ir acompañada de nuevos requisitos para los candidatos, como no tener procesos abiertos por corrupción, narcotráfico o delitos sexuales.
Ello evitaría, aseveró, evitar casos como el del presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos que pudo postular a la reelección en los comicios del 2014 y ganar, estando preso en Lima.