Investigan a 21 policías por ejecución a delincuentes en operativo en Piura

El 27 de febrero de 2015 un contingente de 21 efectivos intervinieron contra la banda “Los Nuevos Injertos del Norte” en Piura

Dos efectivos de la Dirección de Inteligencia de la Policía Nacional (DIRIN), siete de la División de Investigación Criminal de Piura y nueve de la Sub Unidad de Acciones Tácticas (SUAT) fueron identificados como los participantes en el operativo en el que fueron aparentemente ejecutados cuatro delincuentes en la urbanización piurana Los Bancarios, el 27 de febrero de 2015.

De acuerdo con fuentes policiales, los dos agentes que aparecen en un video registrado durante el operativo (difundido por Cuarto Poder, de América TV), en el que aparentemente se remató a dos personas heridas de bala, fueron parte del contingente de 21 efectivos que intervinieron contra la banda denominada «Los Nuevos Injertos del Norte».

Entre el 24 y 25 de febrero de 2015, los suboficiales asignados a la DIRIN Carlos Llanto Ponce y William Castaño Martínez salieron de Lima con dirección a Piura para coordinar con el jefe de la División de Investigación Criminal, coronel PNP Luis Zúñiga Saavedra.

Llanto y Castaño informaron a Zúñiga que se iba a desatar una ola de asaltos y secuestros en centros comerciales, restaurantes y casinos, así como asesinatos en la modalidad de sicariato.

Según los informantes de los agentes de la DIRIN, las acciones delictivas estarían a cargo de 10 miembros de la organización criminal «Los Nuevos Injertos del Norte», quienes estaban provistos de armas de largo alcance, pistolas y vehículos para cumplir con su cometido.

El 26 de febrero, los mismos agentes Llanto y Castaño elevaron un informe al coronel Juan Zúñiga, en el cual precisaban que el viernes 27 de febrero se iban a reunir ocho delincuentes con el propósito de asaltar un camión de una empresa privada.

A partir de estos datos, el coronel Zúñiga solicitó apoyo a la SUAT, con base en Piura, para intervenir a los delincuentes en la urbanización Los Bancarios, donde supuestamente se reunirían para dar el gran golpe. Todo fue armado.

Realidad y ficción
De acuerdo con la versión del coronel Luis Zúñiga en una conferencia de prensa poco después de los hechos de sangre, enterados de la llegada de los miembros de la banda, ubicó agentes encubiertos en un parque. Cuando los delincuentes se dieron cuenta de la presencia de extraños, se desató una balacera que terminó con la muerte de cuatro personas a las que el coronel Zúñiga atribuyó integrar «Los Nuevos Injertos del Norte».

Se trataba de Martín Tello Monja, Raúl Rivas Rimaycuna, Gianmarco Fiestas Aquino y Hugo Llajahuanca Tineo.

En la misma conferencia de prensa, el coronel Zúñiga aseguró que gracias a la intervención policial se evitó el secuestro de un empresario cuya identidad no reveló.

Pero un video registrado por un testigo dejó en evidencia que no existió un enfrentamiento. Se nota más bien que un efectivo se encuentra al lado de una persona tirada en el suelo que hace señas de pedir ayuda. Luego apareció muerta.

En otra escena del video se observa que otro agente le grita a su compañero «¡Asegúralo! ¡Asegúralo!». Se escuchan hasta tres detonaciones de bala.

Tiro seguro
El supuesto rematado sería Hugo Yajahuanca Tineo.

De acuerdo con la pericia balística forense practicada al cuerpo de Yajahuanca, presentaba cinco impactos de bala: uno en la cabeza, uno en el abdomen y tres en piernas y manos.

La trayectoria que siguieron los proyectiles recibidos por Yajahuanca fue de arriba hacia abajo, de adelante hacia atrás y viceversa.

Nombre por nombre
Además de los agentes Carlos Llanto Ponce y William Castaño Martínez, y del coronel Luis Zúñiga Saavedra, fue parte de la operación el capitán Francisco Arévalo Quispe.

Respecto a los agentes de la SUAT, intervinieron Eileen Yovera Cisneros, Gubbins Fiestas Yarlequé, Heysel Fiestas Yarlequé, Horacio Cruz Cruz y Víctor López Carrasco.

También Walter Fiestas Yarlequé, Elmer Carrasco Zegarra, Irwin Castillo Mendoza y William Castillo Léon.

De la División de Investigación Criminal de Piura, participaron los suboficiales Telmo Escobar Pérez, James Ortiz Mera, Luis Arévalo Salar, José Gálvez Vargas, William Castillo Morán y Augusto Suárez Serrato. Así como las policías femeninas Lorena Incio Castillo y Karla Morey Padilla.

Sin embargo, de acuerdo con la investigación interna de la Policía Nacional, es probable que aumente el número de implicados.

Las pesquisas de la PNP han arribado a la conclusión de que los agentes de la DIRIN que viajaron a Piura para llevar adelante el operativo contra «Los Nuevos Injertos del Norte» pertenecen al Grupo Especial de Inteligencia Contra el Crimen Organizado, cuyo jefe inmediato superior es el comandante PNP Raúl Prado Ravines.

Prado es el mismo oficial que es investigado en otras seis presuntas ejecuciones extrajudiciales.

Los agentes de la DIRIN Carlos Llanto y William Castaño también participaron en el operativo de Santa Anita, del 11 de junio de 2012, en el que presuntamente fueron ejecutados tres sospechosos.

Estos mismos policías también fueron parte de la operación en Chiclayo, del cuatro de diciembre de 2013, en el que cayeron seis supuestos secuestradores.

Datos
antecedente. Carlos Llanto Ponce es el mismo agente que fue denunciado por el empresario Néstor Quíspez Asín de haberlo extorsionado con 5 mil dólares el 18 de junio de 2010, cuando laboraba en la División antisecuestros.
se contradicen. El titular de la Primera Fiscalía Corporativa de Piura, Martín Rijalba Gutiérrez, señaló que durante el interrogatorio el coronel Luis Zúñiga y policías de inteligencia y SUAT no dicen la verdad.

LA REPUBLICA