Dueña de farmacias Arcángel vendió S/ 15 millones al Estado

boticaIncreíble. La empresa Albis S.A., sancionada por Indecopi por concertar precios de medicamentos que afectaron los bolsillos de los peruanos, también era proveedora del Seguro Social de Salud, el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas, diversos hospitales y otras instituciones del sector Salud.

La compañía Albis S.A, que maneja la cadena de Boticas Arcángel, le vendió al Estado medicamentos e insumos de laboratorio por 15 millones 392 mil 938 soles entre enero del 2008 y marzo del 2009. Según Indecopi, en dicho periodo Boticas Arcángel concertó precios con las cadenas de farmacia FASA (Farmacias Peruanas SA), Inkafarma (Eckerd Perú S.A.), Mifarma (Mifarma S.A.C) y Boticas Felicidad (Nortfarma S.A.C).

PUEDES VER: Estos correos prueban cómo las cadenas de farmacias acordaban precios

Los principales clientes de Albis SA fueron el Seguro Social de Salud, el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas, el Instituto Nacional de Salud del Niño y los hospitales Daniel Alcides Carrión y Cayetano Heredia (ver cuadro) durante el periodo de la concertación de precios que afectó la economía de los peruanos.

Albis fue proveedora, en ese mismo lapso, de 51 instituciones del Estado, entre hospitales, universidades, gobiernos regionales, el Ejército y la Policía Nacional.

Al Seguro Social de Salud, Albis SA le vendió medicamentos por 2 millones 621 mil 996 soles de manera individual, y 5 millones 325 mil 939 soles en consorcio, según registros del Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (OSCE), en el periodo en que su cadena de boticas concertó precios de venta al público en 21 medicamentos y 15 productos de cuidado nutricional.

Indecopi multó con 8 millones 984 mil 123 soles a Boticas Arcángel, FASA, Inkafarma, Mifarma y Boticas Felicidad en primera instancia.

Entre las pruebas de Indecopi para confirmar la concertación de precios se encuentra un correo electrónico enviado entre trabajadores de Albis S.A. el 5 de setiembre del 2008, que dice: “Carlos, confirmado. Hoy por la tarde, entre las 5 y las 6 pm., los precios de IKF (Inkafarma) estarán OK (los que aún faltaban), se terminó de revisar con todas las cadenas para evitar haya excusas (sic). Mañana puedes pedir verifiquen a nivel nacional (sic). Saludos cordiales”.

Solo cuatro días después de la fecha del envío de este correo, Albis S.A. se presentó a una licitación pública convocada por el Ejército para la adquisición de medicinas de alta rotación por un valor estimado en 2 millones 264 mil 761 soles, según registra el Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (OSCE). Y obtuvo la buena pro junto a otros postores en diciembre del 2008, cuando Boticas Arcángel vendía medicamentos a precio concertado.

Otro correo electrónico enviado entre trabajadores de Albis S.A. confirma la concertación de precios que detectó Indecopi: “Magaly, el precio de Inkafarma es de 30.50 soles… Ese es el precio que vamos a marcar a nivel nacional”, se lee.

El mensaje tiene como fecha de envío el 26 de agosto del 2008. Según indecopi, la concertación de precios entre las cinco cadenas de boticas se consumó desde enero del 2008 hasta marzo del 2009.

Albis también le vendió al Ejército Peruano insumos para bioquímica, reactivos para laboratorio y medicamentos como Oxalamina 28mg/5 ml x 100 ml, Citicolina 1 gr y Cilazapril 5 mg. En el periodo de la concertación de precios, otro de sus clientes fue el Ministerio de Salud, al que le vendió medicamentos por 183 mil 367 soles a través de dos subastas inversas, según información de OSCE.

Negocio redondo
Albis S.A., como laboratorio, distribuye medicamentos a droguerías y farmacias independientes. Con Boticas Arcángel alcanza 340 locales en todo el país.

En marzo del 2016, Albis S.A. fue adquirida por el Grupo Quicorp, propietaria de Química Suiza, FASA (Farmacias Peruanas SA) y Mifarma (Mifarma SA). Es decir, el Grupo Quicorp maneja tres de las cinco cadenas que concertaron precios en perjuicio de sus clientes, según determinó Indecopi.

En comunicación con La República, un trabajador del grupo Quicorp que pidió no ser identificado aseguró que Albis no estuvo involucrada en la concertación de precios porque absorbió Boticas Arcángel luego de marzo del 2009.

“En el expediente de sanción (de Indecopi) aparece Albis como razón social. Pero Albis operaba como proveedor de Arcángel en el 2008 y era una empresa diferente a la acusada”, explicó.

Sin embargo, en los correos electrónicos a los que tuvo acceso Indecopi, trabajadores de Albis figuran como remitentes, y aparecen coordinando la concertación de precios.

“La supuesta colusión se refiere a cadenas y no a distribuidoras (…) En Indecopi tienen claro que no ha habido una ‘colusión horizontal directa’, es decir, un grupo de empresarios o ejecutivos delincuentes que se han juntado para subir los precios de los medicamentos. (Lo que ocurrió fue) una pésima práctica comercial de funcionarios de ventas de los laboratorios y funcionarios de compras de algunas cadenas, que con la finalidad de mejorar sus indicadores han condicionado los movimientos de sus precios a lo que haga el competidor. Para eso han estado presionándose mutuamente”, agregó la misma fuente a modo de defensa.

Consultado por los correos que Indecopi usó como prueba, y que tienen como remitentes a los propios trabajadores de Albis S.A., aseguró que “Albis, como distribuidor, está tratando (con los correos electrónicos del 2008) de lograr que las cadenas aumenten el precio de sus productos”.

“El correo empieza con la queja de Inkafarma porque Mifarma da descuentos los lunes. Después de varios correos que van y vienen, la conclusión del ejecutivo de Albis (Francisco Venero) en su correo final es que Mifarma mantiene en pie la decisión de acatar los precios sugeridos de Albis, cosa que es legal”, dijo.

No hay pruebas de que Albis haya vendido al Estado medicamentos a precios concertados, por ahora. Las licitaciones con las instituciones del Estado para obtener medicamentos operan bajo el mecanismo de subasta inversa y, por lo general, varios ofertantes son seleccionados en una misma convocatoria.

Indecopi ha dispuesto que Albis SA, Farmacias Peruanas SA, Eckerd Perú SA, Mifarma SAC. y Nortfarma SAC financien un programa de cumplimiento de la normativa de libre competencia.

Cadenas de farmacias no apelarán sanción de Indecopi
Las cadenas de farmacias Boticas Arcángel (Albis SA), FASA (Farmacias Peruanas), Mifarma (Mifarma SAC) e Inkafarma (Eckerd Perú) no apelarán la sanción que les impuso Indecopi de 2,274.46 Unidades Impositivas Tributarias (UIT), equivalente a 8 millones 984 mil 123 soles, por concertar precios.

El plazo para que apele vence hoy, pero fuentes de La República en esas cadenas de farmacias confirmaron que aceptarán la multa.

Solo falta conocer la decisión de Boticas Felicidad (Nortfarma), que de apelar, llevará el caso a la Sala Especializada en Defensa de la Competencia de Indecopi.

Inkafarma explicó que su decisión responde a que la concertación de precios que denunció Indecopi en primera instancia ocurrió durante enero del 2008 y marzo del 2009, antes de que Inkafarma fuera adquirida por el Grupo Intercorp.

Antes de pasar a Intercorp, Inkafarma estuvo vinculada al grupo chileno Salcobrand, que en el 2012 fue sancionado en su país por concertar precios con la cadena de farmacias Cruz Verde.

Por su parte, fuentes del Grupo Quicorp, dueño de Arcángel, FASA y Mifarma, detallaron que pagarán la multa para no extender el proceso con Indecopi.

En cifras
183 mil

soles en medicinas vendió Albis al MINSA en periodo de concertación de precios.

27%

de comercialización de medicinas está en manos de cadenas que concertaron precios.