Periodismo de luto: al menos 21 periodistas murieron a causa del COVID-19 en el país

En el Perú el número de fallecidos por coronavirus ya llegó a los 4.894. Entre estos se encuentran al menos 21 periodistas. Diez de ellos adquirieron el virus haciendo cobertura durante el periodo de cuarentena y el resto por contagio comunitario o familiar. Mientras se escribía esta nota, una nueva víctima se sumaba a la nómina de la Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP): Julio Quevedo Chávez, periodista del diario Voces en Tarapoto.

Zuliana Láinez, secretaria general de la ANP, indicó a El Comercio que esta organización viene monitoreando la situación de los periodistas, pero la cifras pueden ser mayores, en especial en el interior del país. “Tenemos por lo menos 98 colegas que están infectados a nivel nacional, pero no creo que sea una cifra cerrada. Son los que hemos tenido la posibilidad de acceder para hacerles seguimiento”, señaló.

Además, durante el periodo más estricto del aislamiento social se presentaron otros decesos no relacionados al coronavirus, pero debido al estado de emergencia no fue posible conseguir medicación.

En general, el interior del país ha sido el más golpeado. La ANP reporta que Iquitos, capital de Loreto, fue el principal foco de infección para los periodistas durante los últimos meses, pues siete de los fallecidos provienen de dicha localidad. Sin embargo, el escenario también cambia. “El foco de infección se ha movido a Ucayali. Hay 25 colegas contagiados. Felizmente no hay fallecidos. Están ingresados en hospitales o haciendo cuarentena en casa”, precisa Láinez.

Para el gremio periodístico el mes de mayo ha sido el más preocupante. Láinez comenta que en la primera semana de mayo recibían a diario la información de la muerte de periodistas. Esta es su nómina de periodistas fallecidos por COVID-19:

– Condiciones precarias –
Para la ANP la pandemia ha revelado la precariedad del periodismo, en especial en las regiones del país. “Esto nos ha hecho explotar en la cara la situación laboral de ellos. Son colegas que no tienen acceso a la salud. La mayoría de colegas en el interior del país lo que tienen es pluriempleo, es decir, hacen periodismo, pero al mismo tiempo son maestros en escuelas privadas o universidades, o tienen algún emprendimiento. Es muy poca la gente que viviendo del periodismo puede decir que financia su canasta básica familiar. La condición de precarización al interior del país es compleja”, recalca Zuliana Láinez.

Es así que al iniciarse el periodo de cuarentena, muchos periodistas improvisaron sus medidas de protección, incluso con mascarillas artesanales. Otros adquirieron su propia indumentaria para evitar contagios.

“En su mayoría los colegas han estado con mascarillas caseras cubriendo mercados, hospitales y eso les ha supuesto una exposición tremenda al virus. Ahora, en las grandes empresas en el primer mes había un nivel de improvisación altísimo”, comentó.

 

En ese sentido, Láinez reiteró que no se debe esperar a que salgan los protocolos para proteger la vida de los periodistas, de los trabajadores. «La información es fundamental en esta coyuntura, pero no hay ninguna información que deba costar la vida. Hay que tomar medidas de protección personal. Circunstancias como la pandemia nos están demostrando que se necesita que los trabajadores pongan también sus demandas sobre la mesa, que no solo pasan por resguardar su empleo sino por la protección personal que también se enfrenta ante la posibilidad de la muerte”, subrayó.

EC