La OMS admite que hay evidencias que el coronavirus puede propagarse por el aire.

En una carta abierta publicada el lunes, más de 200 científicos de 32 países acusaban a la OMS de subestimar la posibilidad de transmisión aérea del virus. La transmisión aérea no se puede descartar en escenarios con multitudes o en lugares cerrados y poco ventilados, dijo este miércoles un representante del organismo. Hasta ahora, la OMS había dicho que el virus se transmite a través de gotículas emitidas al toser o estornudar.

El profesor Benjamin Cowling, de la Universidad de Hong Kong, dijo a la BBC que la conclusión tenía «implicaciones importantes». “En entornos sanitarios, si la transmisión aérea representa un riesgo, los trabajadores de la salud deberían usar el mejor equipo profiláctico posible… Y en realidad la OMS dijo que una de las razones por las cuales preferían no hablar sobre la transmisión por aire del COVID-19 era porque no había suficientes máscaras especializadas de este tipo en muchas partes del mundo”, expresó.


El riesgo de la transmisión por aire se debe a que hay partículas microscópicas con el virus que una persona con coronavirus libera al toser, estornudar, hablar o respirar. Pero a diferencia de las gotículas, este tipo de partículas más pequeñas pueden quedar suspendidas en el aire, no solo caer y depositarse en alguna superficie.