Entregan firmas al Congreso para la aprobación de ley sobre identidad de género.

La norma busca el reconocimiento legal de la identidad de género, el respeto de la identidad autopercibida y el libre desarrollo de la personalidad.

El miércoles 23 de junio, la congresista Rocío Silva Santisteban recibió más de 34.000 firmas recolectadas por la comunidad transgénero en apoyo a la ley de identidad de género, pendiente a debatirse en el pleno del Congreso de la República.

Uno de los objetivos de la norma es garantizar que el Estado peruano respetará y reconocerá la identidad de las personas transgénero, así como su identidad natal ante el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec), un trámite que al día de hoy les es negado.

“La comunidad ha creado una petición en Change.org y ha sido firmada por personas que exigen una ley de identidad de género en nuestro país. Todos tenemos el derecho pleno a la identidad y parte de ella es la identidad de género. Esto es fundamental. Nosotros tenemos que luchar con ese tipo de discriminación, más aun en sectores urbanos y rurales”, comentó Santisteban por medio de un comunicado de Change.

La artista, modelo transgénero y activista Javiera Arnillas fue quien hizo la entrega. “No tener nuestro documento de identidad es uno de los principales problemas que padecen las personas transgénero. Nos dificulta conseguir empleo y aumenta el acoso. Yo, como muchas personas, he sentido el rechazo social en la calle, en el transporte público y en nuestra casa de estudios”, enfatizó.

“Así como yo, otras personas han sufrido discriminación. Por eso, después de cuatro años que se inició este proyecto de ley, es esperanzador saber que se puede volver a discutir esta problemática en el Congreso”, agregó.

El proyecto de ley fue presentado por las excongresistas Indira Huilca y Marisa Glave en el 2016. Propone el reconocimiento legal de la identidad de género, el respeto de la identidad autopercibida y el libre desarrollo de la personalidad. El 29 de marzo último se aprobó en la Comisión de la Mujer, con cuatro votos a favor y dos en contra, que pase a debatirse en el pleno.