Científicos descubren en Ica un “monstruo marino” de 36 millones de años.

Investigadores de San Marcos liderado por el paleontólogo Mario Urbina ha encontrado el fósil de un imponente animal marino.

Un equipo de investigadores de San Marcos liderado por el paleontólogo Mario Urbina ha encontrado el fósil de un imponente animal marino en el desierto de Ocucaje, Ica, donde vivía durante la prehistoria, exactamente hace 36 millones de años. El mismo grupo halló en 2011 restos de una ballena de cuatro patas en la Playa de Media Luna.

El hallazgo es el cráneo de un Basilosaurio, un cetáceo arcaico; es decir, pariente de las ballenas, como las orcas. Solamente este resto mide 1,35 metros del total de 12 a 13 de longitud que tenía su cuerpo. Debido al tamaño y a la dentadura que poseía, este animal primitivo se encontraba en el tope de la cadena alimenticia. Un auténtico “monstruo marino”, como lo apodó la universidad.

Su alimentación se basaba en criaturas de mayor tamaño, como los pingüinos gigantes y antiguos, tales como el Inkayacu, el cual medía 2 metros, y otros habitantes marinos como el Dorudon, de 5 metros.

El nuevo fósil del Museo de Historia Natural es uno de lo más importantes de la paleontología peruana. Foto: Micaela Ríos.
El nuevo fósil del Museo de Historia Natural es uno de lo más importantes de la paleontología peruana. Foto: Micaela Ríos.

Por otro lado, el Basilosaurio vivió durante la era del Eoceno tardío, millones de años antes de la aparición de los humanos primitivos. Esta criatura es similar a sus ancestros terrestres, como los Peregocetus, los cuales poseían dientes diferenciados; es decir, caninos, incisivos, molares y otros. En la actualidad, los cétaceos modernos no tienen esta dentadura.

¿Cómo lo descubrieron?

La investigación se dio a cargo del paleontólogo Mario Urbina y el encargado del Departamento de Paleontología de Verebrados, Rodolfo Salas-Gismondi, cerca de la formación de las rocas Otuma, que existieron hace 36 millones de años. En esta ubicación se han encontrado restos de otros fósiles del pingüino gigante, Inkayapu, y otros.

El Basilosaurio fue encontrado a finales del 2021, y en los posteriores tres meses ha sido preparado por el equipo de especialistas del Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), comandado por Walter Aguirre.

Durante la presentación de este fósil en el Museo de Historia Natural, los paleontólogos mencionaron que una de las ventajas de este hallazgo es que el cráneo se encuentra en perfecto estado de conservación, lo cual beneficia al equipo de investigación para observar cómo este animal vivía en las costas peruanas.

“En la zona de Ocucaje existen fósiles de diferentes épocas. Tenemos fósiles de 42 millones de años, como el Peregocetus, ese cetáceo primitivo con patas. (…) Podemos seguir la evolución de los animales gracias a los fósiles del Perú”, comentó Rodolfo Salas para La República durante la presentación del Basilosaurio en el Museo de Historia Natural.

Mario Urbina es uno de los descubridores del Basilosaurio en Ocucaje, Ica. Foto: Micaela Ríos
Mario Urbina es uno de los descubridores del Basilosaurio en Ocucaje, Ica. Foto: Micaela Ríos.

El cráneo del Basilosaurio será revelado ante todo el público en la exposición “Nuevo Basilosaurio de Ocucaje” a partir del viernes 18 de marzo del 2022 en el Museo de Historia Natural, el cual se ubica en la avenida Arenales 1256. Esta exposición será una de las más interesantes para los y las amantes de animales de la prehistoria.

DIARIO LA REPÚBLICA