Hallan un “camino de ladrillos” a 1.000 metros bajo el océano Pacífico

Hallan un “camino de ladrillos” a 1.000 metros bajo el océano Pacífico
Durante la travesía de Nautilus, los científicos confundieron el fragmentado lecho marino con un “camino a la Atlántida”, una inmensa isla ficticia que, según la mitología griega, se habría hundido bajo el mar.

Científicos del Ocean Exploration Trust, una organización encargada de explorar los mares, han descubierto un extraño “camino de baldosas” a 1.000 metros bajo el océano Pacífico. El impresionante hallazgo se realizó durante una de las últimas expediciones del buque de exploración Nautilus con un ROV acuático.

La peculiar formación geológica yace sobre Nutka, una montaña submarina perteneciente a la cresta de volcanes submarinos Liliʻuokalani, ubicada al noroeste de las islas de Hawai. Toda esta área pertenece al Monumento Nacional Marino Papahānaumokuākea (PMNM), una de las áreas de conservación marina más grande del mundo.

Durante la travesía de Nautilus, los científicos confundieron el fragmentado lecho marino con un “camino a la Atlántida”, una inmensa isla ficticia que, según la mitología griega, se habría hundido bajo el mar.

“Esto es extraño”, exclama un miembro del equipo en el registro audiovisual de la exploración. “¿Estás bromeando? Esto es una locura”, responde su compañero en la grabación.

¿Qué es el misterioso “camino de ladrillos”?

Los científicos teorizan una explicación para la fracturas casi cuadriculadas en el profundo del océano Pacífico, que parece estar sorprendentemente seco.

La formación geológica se encuentra sobre la montaña submarina Nutka. El suelo se ve casi como una "corteza horneada". Foto: Ocean Exploration Trust / NOAA

“Las fracturas únicas de 90 grados probablemente estén relacionadas con el estrés por calentamiento y enfriamiento de múltiples erupciones en este margen horneado”, indica el equipo en la descripción que acompaña al vídeo.

“Las cadenas de volcanes de puntos calientes son generalmente características lineales, lo que genera interés sobre qué procesos geológicos pueden haber dividido este grupo de montañas submarinas”, explica un comunicado.

“Miles de montes submarinos se elevan desde el lecho marino del Pacífico Central y Occidental en patrones complejos donde la distribución y los orígenes geológicos aún no se conocen por completo”, añaden los científicos.

Si bien el hallazgo de esta formación geológica no es un camino hacia un nuevo mundo, sí nos permite apreciar por primera vez partes de la Tierra a la que nunca habíamos llegado. En la reserva de Papahānaumokuākea, solo 3% de su área ha sido cartografiada, detalla un artículo de Science Alert.