EE. UU. pide a sus ciudadanos reconsiderar viajes a Perú por “criminalidad y terrorismo”.

EE. UU. pide a sus ciudadanos reconsiderar viajes a Perú por “criminalidad y terrorismo”.
Estados Unidos recomendó este miércoles 29 de junio a sus ciudadanos replantearse los viajes a Perú al considerar que el riesgo de sufrir delitos o actos de terrorismo ha aumentado en algunas zonas del país.

Estados Unidos recomendó este miércoles 29 de junio a sus ciudadanos replantearse los viajes a Perú al considerar que el riesgo de sufrir delitos o actos de terrorismo ha aumentado en algunas zonas del país.

En un comunicado, el Departamento de Estado de EE. UU. anunció que ha elevado la alerta de viaje de Perú al nivel 3 —de un máximo de cuatro niveles—, lo que implica “evitar los viajes debido a serios riesgos para la seguridad”.

Además, pidió expresamente no viajar al departamento de Loreto, en la frontera con Colombia y Ecuador, ni al Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro por la presencia de terrorismo.

Afirmó que la presencia de traficantes de droga y las empobrecidas infraestructuras del departamento de Loreto “limitan la capacidad” de las autoridades peruanas para hacer cumplir la ley.

Remarcó también que en los valles de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro, permanecen remanentes del grupo terrorista Sendero Luminoso, que atacan “instalaciones y personal del Gobierno peruano”.

El Departamento de Estado sostuvo que delitos como hurtos, robos de vehículos, atracos y agresiones “son comunes en Perú y pueden ocurrir durante el día a pesar de la presencia de testigos”.

Afirmó además que el crimen organizado comete “bloqueos” en las carreteras de las afueras de Lima para robar.

Y advirtió de casos de estadounidenses que han sido víctimas de violaciones y problemas de salud al participar en ceremonias de ayahuasca, una bebida indígena que genera efectos alucinógenos.

La semana pasada, Estados Unidos también elevó a nivel 3 la alerta de viaje a Ecuador debido a los “disturbios y la criminalidad” relacionados con las protestas indígenas contra el Gobierno.