Mamá de Rodrigo Cuba se habría quedado con la tenencia de su nieta

Melissa Paredes estaría viviendo en la casa de la madre de Rodrigo Cuba, según una orden del Ministerio de la Mujer que habría indicado que la menor se quede al cuidado de su abuela.
Melissa Paredes estaría viviendo en la casa de la madre de Rodrigo Cuba, según una orden del Ministerio de la Mujer que habría indicado que la menor se quede al cuidado de su abuela.

Magaly Medina, enla edición del 15 de julio de su programa, leyó un parte policial e indicó que Melissa Paredes estaría viviendo en la casa de la madre de Rodrigo Cuba, según una orden del Ministerio de la Mujer que habría indicado que la menor se quede al cuidado de su abuela.

¿Por qué Melissa Paredes se está quedando en la casa de su exsuegra?

De acuerdo a lo que mencionó Magaly Medina, Melissa Paredes habría tomado esta medida hasta que su pequeña se acostumbre a vivir con su abuelita.

“Es un acuerdo que ha tomado el Ministerio (lUPE) con ella y los abogados. La niña se va a quedar con la abuela paterna, con la mamá del ‘Gato’ Cuba, y el acuerdo es que Melissa está viviendo en la casa de la abuela paterna hasta que su hija se acostumbre a ese nuevo ambiente”, explicó la conductora.

Melissa Paredes denunció a ‘Don Gato’ de violencia psicológica

Asimismo, la figura de ATV también comentó que Melissa Paredes acusó a ‘Don Gato’ por violencia psicológica: “Él le comenzó a decir (frente a su nieta) que la culpa la tenía ella de todo”, mencionó, para luego agregar que, a pesar del enfrentamiento legal que mantiene la ex reina de belleza con Rodrigo Cuba, su exsuegro no tiene por qué faltarle el respeto.

Rodrigo Cuba no podrá ver a su hija durante investigaciones

La jueza Leidi Oliva Díaz fue la encargada aprobar la resolución que aleja a Rodrigo Cuba de su pequeña de 4 años tras la demanda que le interpuso Melissa Paredes por presuntamente dañar la indemnidad sexual de su hija.

Esta restricción prohíbe que el jugador cometa cualquier tipo de acto de violencia familiar y psicológica, como insultos, humillaciones, entre otros agravios que atenten con la integridad física, psíquica y emocional de la niña.