Hermanos Espino se acogieron a la confesión sincera en investigación

El Equipo Especial de Fiscales contra la Corrupción del Poder ha decidido presentar un pedido de 36 meses de prisión preventiva contra Yenifer Paredes, cuñada del presidente Pedro Castillo, y el alcalde del distrito de Anguía (Chota, Cajamarca), José Nenil Medina Guerrero. El requerimiento, indicaron fuentes de El Comercio, sería formalizado hoy ante el juzgado para ambos, pues entre hoy y mañana vencen los diez días de detención preliminar dictados en su contra.

Entre los argumentos esgrimidos por el equipo fiscal, que dirige la fiscal superior Marita Barreto, figura la escasa colaboración tanto de Paredes como de Medina al ser interrogados en la sede de la Dircote (Prefectura de Lima) mientras cumplen su orden de arresto. Se sabe, por ejemplo, que el burgomaestre, muy cercano al presidente y parte de sus consejeros políticos, se abstuvo de dar alguna declaración sobre su participación en la presunta organización criminal que integraría con el círculo más cercano del jefe del Estado.       

Lo mismo estaría sucediendo con la cuñada del presidente, quien, además, habría tenido expresiones amenazantes contra sus custodios. Sobre Paredes, también está el hecho de que se mantuvo no habida durante 24 horas (de la tarde del martes 9 hasta el día siguiente) cuando la fiscalía y el equipo especial de la PNP acudieron a la residencia de Palacio de Gobierno para efectuar su detención preliminar. El Ministerio Público maneja la hipótesis de que la familiar del mandatario fue escondida en uno de los ambientes de la Casa de Gobierno para evitar su arresto.

Hablan los Espino

Pero, principalmente, el equipo especial de la fiscalía considera que la investigación debe pasar a una siguiente etapa, es decir, a una investigación preparatoria, por la reciente decisión que han tomado los hermanos Hugo y Anggi Espino Lucana, sindicados –junto con la cuñada de Castillo– como testaferros del presunto grupo delictivo.

De acuerdo con fuentes presentes en el interrogatorio en la Dircote, los Espino Lucana han decidido acogerse a la confesión sincera (aceptar su participación en el delito cometido) y habrían reconocido que detrás de la obra de instalación del sistema de agua potable y saneamiento básico de más de S/3 millones que ganaron en Anguía estuvieron Yenifer Paredes y el alcalde Medina

Hugo Espino dijo a las autoridades, según conoció este Diario, que los depósitos que recibió el 6 y el 26 de octubre del año pasado (un total de S/90 mil) de Walter y David Paredes (hermanos de Yenifer) habían sido dirigidos por su hermana mayor, la primera dama Lilia Paredes, para financiar el proyecto antes mencionado.

Cuando se consultó a las fuentes sobre el valor que significaban estos testimonios, la respuesta fue que estas corroboraban las hipótesis que tenían en esta investigación de presunto lavado de activos y organización criminal: que la obra en Anguía fue fraudulenta y dirigida desde un inicio.

Medida menor

Por su disposición de someterse a la investigación, a los hermanos Espino se les solicitará una medida menos grave que la prisión preventiva. A diferencia de la menor de los Paredes y el alcalde, contra quienes se pedirá que pasen a un penal por los próximos 36 meses.

Según la tesis del equipo especial de fiscales, la cuñada del mandatario sería una testaferro en la presunta red criminal. Ella habría aprovechado su influencia en el Ejecutivo para que, a través de la empresa de su amigo Hugo Espino, pudieran conseguir fuertes sumas de dinero a través de licitaciones fraudulentas.

Una de ellas es la obra en Anguía, que consiguió sus fondos debido a un decreto de urgencia que emitió el mandatario en octubre del 2021. La otra obra es una en la provincia de Cajatambo (Lima), que también ganó una empresa relacionada a los Espino en octubre último por más de S/3,8 millones. De igual modo, está un proyecto de agua y saneamiento en Chadín (Chota), también del 2021.